mundogamers
    • Análisis
    • Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm 3
    • 7.0
    • /
    • 10
  • PS3
      • Tu nota:
        • 1
        • 2
        • 3
        • 4
        • 5
        • 6
        • 7
        • 8
        • 9
        • 10
      • Nota usuarios:
        • 7.8

        •  (28 votos)
  • Todo un espectáculo para fans,

    pero sigue sin ser el juego definitivo de Naruto.

Desde hace tiempo ya hay muchos que consideran a Naruto como la nueva Dragon Ball, pero a Masashi Kishimoto aún le quedan muchos millones de yenes que ahorrar para llegar a amasar la fortuna a base de royalties que debe de ganar a diario Akira Toriyama. A Naruto aún le falta mucho para alcanzar el éxito de Dragon Ball, y probablemente nunca llegará a conseguirlo, pero puede conformarse con ser uno de los mangas de mayor éxito hoy en día, y uno de los que disfruta de mejores videojuegos gracias al buen hacer de CyberConnect2, que como llevamos viendo en la larga trayectoria de la saga Ultimate Ninja y en juegos originales como Asura's Wrath, son maestros en hacer todo un espectáculo con estética de anime.

 

Volvemos a Konoha tras el ataque de Pain y el reconocimiento de Naruto como héroe.

 

Y eso es lo que nos va a ofrecer, una vez más, Naruto Shippuden: Ultimate Ninja Storm 3 (NSUNS3 a partir de ahora), todo un espectáculo visual para los fans de la obra original de Kishimoto, con una calidad y producción que supera al anime, pero que a la hora de ser jugado, como suele pasar con la mayoría de juegos de lucha basados en manga, no llena más que a quienes siguen la serie muy de cerca o a quienes han ido siguiendo la historia desde el primer juego.

 

Es uno de los grandes problemas que tienen los juegos basados en manga/anime, que son incapaces de hacerse atractivos para todo el público más allá del fan acérrimo de la saga que se deja sus 60 euros religiosamente en cada nueva entrega, y más aún teniendo en cuenta que juegos como estos Ultimate Ninja Storm siguen una historia episódica y rara vez vuelven atrás, con lo que nunca acabamos de tener el juego definitivo que recopile toda la historia y todos los personajes. De hecho, en este caso en concreto, aunque al manga le queda relativamente poco para terminar, como no han podido cerrar la historia de una forma coherente en el momento del lanzamiento del juego, tiene un final inventado tras la Gran Guerra Ninja.

 

Vuelven los QTE para secuencias espectaculares en mitad de un combate. Son mucho menos abundantes, pero ojos como platos cuando aparecen y salen bien.

 

NSUNS3 es una entrega continuista como la que más, pero aprovecha la coyuntura de la historia para introducir nuevos tipos de batalla más allá de los 1 vs 1 entre ninjas, y en el modo historia habrá varias ocasiones en que tengamos que enfrentarnos a bestias gigantescas con unas mecánicas ligeramente diferentes, o a grupos enteros de enemigos, en partes en las que el juego se convierte en un hack'n'slash un tanto impreciso que utiliza el mismo control para enfrentarse a cinco enemigos que a uno solo, añadiendo alguna peculiaridad como ataques de área o transportes instantáneos para continuar una cadena de combos.

 

Combates 1 vs 1 pero con dos ayudantes en cada equipo dan una impresión de dinamismo en el campo de batalla que parece no corresponder con la pulsación de botones.

 

Todo esto son novedades para quien venga de los anteriores juegos de la saga, pero quien entre justo en esta entrega se encontrará con todo un berenjenal de tutoriales sin mucho sentido y un sistema de combate al que cuesta acostumbrarse, con sólo un botón de ataque con el que hacer combos según la dirección del joystick y alternando pulsaciones del botón de carga de chakra con los de salto, ataque a distancia o ataque normal para lanzar los movimientos especiales. El combate de un novato en esta entrega que pretende ser algo más técnica que las anteriores no llega ni mucho menos a las cotas de espectacularidad a las que llegaba un novato en los Naruto Ultimate Ninja de PlayStation 2.

 

Combates entre las bestias con colas que dan la impresión de estar viendo un capítulo de Ultraman. Menos dinámicos, más espectaculares.

 

El exceso de secuencias y la duración de éstas no hace ningún bien a quien coge este juego para jugar. De nada sirve que en una suerte de modo RPG permitan recorrer ciudades, hablar con NPCs, comprar objetos e investigar en busca de secretos, si tras cada dos minutos de juego te esperan cinco minutos de secuencia para encadenar con un combate que apenas dura un minuto. Desde luego, quienes quieran descubrir toda la historia estarán encantados con la calidad de todas y cada una de las secuencias y con el trabajo de doblaje (en inglés o en japonés), aunque como siempre, se echen en falta las composiciones de la banda sonora del anime, pero de nada sirve que el juego te ofrezca más de 80 personajes a seleccionar si todos se controlan de la misma forma y, aún así, hay un gran desequilibrio entre muchos de ellos.

 

En alguna ocasión el juego nos hace luchar contra varios rivales de poca monta con el mismo sistema que para un combate normal. Da un respiro entre secuencias, pero no es muy preciso.

 

Pocos juegos más sacacuartos y oportunistas hay que los basados en anime, por muy agradecidos que sean con los fans. Existen excepciones muy dignas de mención, como los Bleach de Treasure para Nintendo DS o el clásico Jojo's Bizarre Adventure que hoy podemos encontrar en XBLA y PSN, juegos que respetan tanto al fan como al jugador que simplemente busca un buen juego de lucha, equilibrado y con toda la imaginería que permite el basarse en un manga shonen. Pero en casos como este NSUNS3, similar al caso de Dragon Ball, nunca termina por salir el juego definitivo, nunca tendremos el plantel de luchadores completo, el modo historia con toda la trama o el gameplay que atraiga tanto a fans como a desconocedores, sino que todo se rinde ante el espectáculo. Todo un espectáculo, desde luego, pero al que no le vendría nada mal una revisión de lo que pretende significar como videojuego.

7.0
0
Comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema

La opinión de...
Colaboradores
Confesiones de un padre jugón

Por: Rafa del Río

 

Buenos días, me llamo Rafa, tengo 35 años y soy padre, adicto a los videojuegos y, ya puestos, calvo. Lo de calvo es de hace poquito, p...


Leer más
Sigue a Mundogamers en