Análisis
Mutant Year Zero: Road to Eden PS4

Una idea con potencial, pero mal rematada

Mutant Year Zero: Road to Eden

Aunque nunca fue un género que desapareciese del todo, XCOM: Enemy Unknown trajo de vuelta la estrategia por turnos, con casillas y en vista isométrica. Como mínimo, la puso de moda otra vez. Más tarde, los padres de Mario + Rabbids: Kingdom Battle la adaptaron a su manera y admitieron beber directamente de la propuesta de Firaxis, y estos les devolvieron la pelota reconociendo que también tomaban un par de apuntes de cara a próximas entregas de su saga sobre guerras alienígenas. Esto es un pozo de ideas con potencial para sorprendernos, y con Mutant Year Zero se demuestra lo dicho.

 

La propuesta de Bearded Ladies, un estudio sueco de reciente formación compuesto por antiguos miembros de IO Interactive, decide explorar estas mecánicas con el sigilo como pilar central. Aquí tienes tiempo para localizar al enemigo y de plantear tu primer turno para emboscarlo, con un sistema de exploración en tiempo real que se torna en estrategia por turnos y casillas cuando atacas, o cuando en su defecto te pillan con las manos en la masa. ¿Eliminas al rival en un solo turno? Bien, vuelta a la exploración abierta. ¿Sigue con vida? Prepárate porque igual llama a los demás y la cosa se complica.

 

5c0fd5fb-a44c-4347-96bb-57c9b2217404

Tú decides quién entra en combate, pudiendo reservar a alguien para el factor sorpresa en posteriores turnos

 

El telón de fondo, aunque no inventa nada, es atractivo. En el mundo post apocalíptico que se nos plantea, una humanidad casi extinta por los excesos del mundo moderno termina refugiada en una última ciudad: el Arca. Para subsistir, envía regularmente a unos exploradores que se encargan de obtener recursos y que deben enfrentarse a las inclemencias del exterior, a los enemigos que esperan fuera. Para ello se aplican mutaciones que los hacen más fuertes y que, también, los hacen cambiar de forma. De ahí el nombre del juego y que dos de nuestros tres protagonistas tengan forma de animal: Dux de pato y Bormin de jabalí.

 

Es un entorno que se utiliza para enmarcar la típica expedición que se complica y se alarga, y que da sentido a que tengamos que ir recogiendo chatarra y víveres a medida que avanzamos. Las armas se mejoran gastándola, el equipo se consigue explorando cada recoveco y el dinero se acumula de una manera similar. Aquí, lootear es sinónimo de sobrevivir. Más allá de ese contexto que da coherencia a nuestras acciones, todo lo demás pasa sin pena ni gloria. La historia, completable en menos de quince horas, es una aventura arquetípica del género que sirve más para enmarcar que para otra cosa, aunque tampoco sobra.

 

 

5c0fd5fc-df6c-4277-bbaa-4f80b2217404

El Arca, lugar de intercambio, mejoras y conocimiento

 

Quien se deja caer por Mutant Year Zero: Road to Eden lo hace por su propuesta, y en ese sentido toca apuntar algunos fallitos. El primero y más grave es la ausencia de la muerte permanente, una decisión realizada a medio desarrollo en pos de dar más importancia a la historia que ni siquiera cumple con su propósito. La trama no termina de tener más peso y donde debería haber tensión en cada elección solo hay un combate más, uno que si pierdes retomarás desde el último punto de control o, si queremos hacerlo más dramático, desde el guardado manual que has realizado justo antes de entrar en batalla. El estilo de estas partidas pide a gritos, como mínimo, puntos de control fijos y alejados entre sí, pero aquí puedes poner a prueba cada error y retroceder hasta justo antes de cometerlo.


La otra traba es un escalado de nivel en los enemigos que se dispara con facilidad, y que no sabes muy bien si ocurre para que trates de evitar a algunos o por si el juego quiere que te desvíes del camino, que vayas a zonas opcionales y  que equilibres la balanza eliminando patrullas más apartadas de la ruta principal. Al final, ni lo uno ni lo otro, porque por mucho que entrenes sigues encontrando diferencias notables entre tu habilidad y la rival, y porque tampoco se premia la evasión de algunos grupos de enemigos utilizando el sigilo, las coberturas y los ángulos muertos. Tiras un poco de intuición, a sabiendas que siempre habrá algun contratiempo que será un combate perdido sin que ni tan solo hayas movido pieza. 

 

5c0fd5f9-5d7c-4dd8-a6ac-4f13b2217404

Como en otros ejemplos del género, cada turno da pie a muchas acciones

 

Mutant Year Zero: Road to Eden funciona sobre todo cuando una emboscada sale bien, cuando posicionas a tu trío de exploradores en puntos clave que te permiten fulminar la barra de vida enemiga en un solo turno. Entonces brilla. Si sabes con qué armas empezar, qué habilidades aprovechar de cada miembro y cómo incrementar el porcentaje de daño, lo aplicas y las cuentas salen, todo va sobre ruedas. Es, sin duda, una propuesta única y con potencial, aunque quizás le hubiesen venido bien un par de minutos más en el cocinado. Como aporte al género tiene mucho valor, y ojalá los suecos se atrevan con una segunda entrega que pula los fallitos de su primogénito, porque sin lugar a dudas estamos ante un diamante en bruto.

7

/ 10

1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
7
/ 10
Valoración media de usuarios
6 votos

Género: Estrategia por turnos

Distribuidor: Funcom

Pegi: