Análisis
MediEvil Remake PS4

Bienhallado, Sir Fortesque

MediEvil Remake

Sir Daniel vuelve a resucitar, este vez de entre los juegos de los 90, y vuelve a las pantallas con un gran trabajo de remasterizado que no llega a profundizar todo lo deseable en lo jugable. La nostalgia está ahí, pero más allá de ella se nota el gran trabajo de un juego que fue toda una revolución en su momento. Una mezcla de Ghouls'n Ghost y Pesadilla antes de Navidad que luce ahora mejor que nunca. Si la tumba le sentó bien al bueno de Sir Daniel, un par de décadas en el almecén del GAME no iban a hacer mella en él. 

 

 

El héroe de Gallowmere

Para quienes no lo hayáis catado en vuestra juventud, MediEvil fue un título de Playstation, la primera, la cuadradita, que salió a la venta en 1998 de la mano de SCE Cambridge Studio. Con el enfoque puesto en Ghouls'n Ghost y la estética burtoniana de Pesadilla antes de Navidad, Sony se las arregló a finales de los 90 para mezclar aventuras, plataformas y beat'em up. Todo ello en unas 3D casi obligatorias para la época en las que no faltaron ni los puzles, ni las zonas secretas ni los momentos de aventura gráfica, leves pero mucho más intensos que el estándard actual. 

 

Nos poníamos en la piel... más bien en los huesos de Sir Daniel Fortesque, el Héroe de Gallowmere. Un caballero más amigo de los lujos de la corte que del fragor de la batalla al que la historia coronó como asesino del malvado Zarock, aunque no fuera realmente eso lo que pasó. Despierto en su tumba, resucitado de entre los muertos, ha llegado su hora. Es el momento de Sir Daniel de recuperar el honor y hacerse un sitio en el Salón de los Héroes por méritos propios y no por la arrogancia y poca profesionalidad de los historiadores de Gallowmere.

 

 

 

¡Voto a Bríos!

El regreso de Sir Daniel coincide con el de su malvado archienemigo, Zarock. Éste ha resucitado sin querer al héroe al lanzar un poderoso hechizo sobre Gallowmere que convierte a sus vasallos en zombies y a los muertos... pues también en zombies. Armado con su fiel espada mellada y con la ayuda de los auténticos héroes, nos tocará combatir las fuerzas del mal, visitar las múltiples localizaciones de Gallowmere y solucionar algún que otro entuerto en forma de puzle mientras salvamos al reino. 

 

MediEvil nos invita así a superar sus distintas fases localizadas en un mapa que iremos abriendo poco a poco. ¿El objetivo? llegar al final para seguir avanzando. Afortunadamento esto no es todo. Por un lado encontraremos distintas zonas secretas y acertijos que nos ayudarán a encontrar tesoros y herramientas necesarias más adelante. Por otro, necesitaremos obtener el cáliz de las almas si de verdad queremos limpiar la reputación de Sir Daniel. Esto nos obligará a matar a un determinado número de enemigos hasta llenar el cáliz y luego recogerlo, con el handicap de que en ocasiones estará escondido o en manos de algún personaje que nos planteará un reto para obtenerlo.  

 

 

Esto es Halloween

MediEvil luce especialmente bien en su versión de 2019, y lo hace gracias a un trabajo genial en lo que corresponde a su remasterizado sonoro y visual. Por un lado, las melodías de Andrew Barnabas y Paul Arnold suenan de lujo, con unos tempos y unos coros que poco o nada tienen que envidiar al trabajo de Danny Elfman. Puro goce halloweeniano condensado en unas melodías y canciones que cuajan de lujo con el espíritu de esta semana, la noche de las ánimas y el día de los difuntos. Disfrutarlas a día de hoy con unos buenos auriculares o una buena barra de sonido es una auténtica gozada.

 

Al mismo nivel está el trabajo visual con una puesta en escena que en ocasiones quita el hipo, especialmente en escenarios como las ruinas del castillo del Rey Peregrino, los campos de calabazas y el laberinto del manicomio. Todo luce realmente bien, con su grado exacto de óxido y podredumbre, y agradeciendo la inclusión del control por sticks y de una cámara que en 1998 nos habría vuelto locos y que a día de hoy cumple de sobra para lo que es necesario. 

 

 

Thriller Night

Lamentablemente no todo el monte es orégano. O pastel de calabazas si lo preferís. La adaptación de MediEvil se ha contentado con ir a lo seguro, dejando por el camino algunas cosas que se habrían agradecido en 2019 y que en 1998 no existían. En primer lugar el combate sigue siendo desastroso, algo que en 1998 y con una cruceta como único modo de control era normal, pero que a día de hoy podría haberse mejorado. MediEvil sigue obligándote a farmear cálices de las almas si quieres seguir adelante, repitiendo esquemas de hace 21 años. También toca repetir fase entera cada vez que un fallo de apuntado a enemigos hace que un jefe final nos derrote. Habría sido agradable que pasaran la bayeta por el movimiento y la respuesta de las armas, y no me quejaría de un punto de control antes de los jefes finales, sobre todo cuando vas con prisas por el análisis.

 

Tampoco los doblajes han sufrido ningún tipo de modificación más allá del remaster, lo que deja unas voces que en ocasiones lo hacen de auténtico lujo, y en otras suenan impostadas, muy de RTVE de los 90. Un estilo muy viejo con algunas voces que parecen estar leyendo a los niños en el hospital y unos acentos finjidos que dan vergüencita ajena y hacen que agradezcas que ningún héroe sea japonés, o lo escucharíamos hablando con la ele en vez de la erre como si fuera un cómic de Mortadelo y Filemón.    

 

 

Despierta, Sir Daniel

MediEvil vuelve a Playstation y lo hace en PS4 con un juego que sigue siendo tan bueno como hace 21 años, con un aspecto impecable, unas melodías sublimes y un doblaje que podría haber sido mejor. La experiencia sigue ahí, y es magnífica, pero no habrían venido mal algunas mejoras más allá de la inclusión de una cámara libre y el gorro con el modo difícil. 

 

Si queréis un buen reto para este Halloween, sin duda MediEvil es una gran opción. Bonito, carismático y pegadizo, es difícil resistirse a volver a abrirnos camino hasta el Salón de los Héroes a golpe de martillo y hachazo. Ojalá una nueva entrega en el futuro, siendo conscientes del tiempo actual pero con las mismas ganas de innovar y romper con todo de este juego original de finales de los 90. Cierto que no deja de ser un remaster, pero tranquilos, no sabe a gusanos. 

 

¡Nos leemos!

7

/ 10

3
Comentarios
Comentar
    • ¿Cuantas horas sin extras, coleccionables ni secretos puede durar, Rafa? Si la respuesta es menos de 8 me lo pillo para darle esta semana (no puede ser otra).
En respuesta al comentario anterior:
    • El problema es que sin extras te vas a perder el tema del cáliz de las almas, que es casi obligatorio por el final y para pasarte fases más adelante -vamos, que tardas más intentando pasarlas sin los regalos del salón de los héroes que farmeando cálices-. De todas formas se puede hacer en menos de 8 horas recogiendo cálices de almas y yendo un poco a piñón pero no mucho. Cualquier duda mándame un MD en twitter si no encuentras ayuda en inet y trato de estar atento, aunque no creo que tengas problemas
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Spyro Reignited Trilogy Spyro Reignited Trilogy
Regresa Spyro en un impresionante recopilatorio que nos permitirá revivir las divertidas aventuras de este pequeño dragón morado mientras aprendemo...
Crash Bandicoot N. Sane Trilogy Crash Bandicoot N. Sane Trilogy
Crash Bandicoot regresa con una remasterización de la mano de Vicarious Visions. Los creadores de Skylanders traen de nuevo esta trilog&iacu...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Sony Interactive Entertainment (SIE)

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de MediEvil Remake, Sony Interactive Entertainment (SIE)
Frantics

Frantics

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4

Everybody's Golf

Everybody's Golf

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4

Patapon Remastered

Patapon Remastered

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4