Análisis
Immortal Realms: Vampire Wars PS4

La perfecta combinación de guerras, campaña y cartas

Immortal Realms: Vampire Wars

Es la primera vez en mi vida que me enfrento a un juego como Immortal Realms: Vampire Wars. Y es que el juego aglutina varias fórmulas de éxito de otros títulos completamente diferentes que tienden sus brazos hacia un resultado maravilloso. 

 

Immortal Realms: Vampire Wars abrió sus puertas en forma de early access en Xbox One a principios de año pero tendríamos que esperar hasta finales de agosto para poder jugar a la versión completa. En mi caso me puse en las manos de este título desarrollado por Palindrome Interactive en PS4, pero también lo podéis jugar desde PC,  Xbox One o Nintendo Switch. El juego, con una clara estética gótica y oscura, recupera el tema vampírico para introducirnos en un juego de estrategia con grandes protagonistas de la fantasía de terror como núcleo central. 


Se consolida como un juego de estrategia de batallas con elementos propios de las barajas de cartas en un ambiente gótico y opresivo. Dentro de un mundo donde los vampiros dominan y gobiernan sobre los humanos, nosotros tendremos la obligación de ir encarnando a diferentes personajes, avanzando con nuestros ejércitos y aplastando a nuestros enemigos. 


En ese sentido, Immortal Realms: Vampire Wars cuenta con tres modos de juego realmente esclarecedores. El primero es un tutorial, altamente recomendable si entras por primera vez en un juego como este ya que la curva de aprendizaje es más elevada de lo normal y es muy fácil pasar por alto una gran cantidad de elementos. Esto es especialmente importante en consolas ya que el juego está claramente desarrollado para PC y es necesario cogerle el tranquillo y aprenderse bien la combinación de teclas para navegar entre sus extensos menús. 

 

14050giphy


El segundo modo, el de campaña, es el más interesante de todos. En él contaremos con la posibilidad de jugar a diferentes historias (desde los Dracul a Nosferatu o Moroja), que tendremos que ir desbloqueando conforme vayamos avanzando en el juego. Estas historias, también fácilmente extrapolables como “misiones”, cuentan cada una con sus propias limitaciones y reglas especiales que te harán más difícil el avance y la victoria conforme las vayas enfrentando. De esta forma, al escoger una de ellas, entrarás en un mapa con vista cenital por el que podrás ir navegando y que se divide en casillas como en un tablero de ajedrez. Este modo campaña es increíblemente similar al Total War, ya que tendremos que ir avanzando, reclutando a miembros para nuestros ejércitos, dividirlos en fuerzas más pequeñas con diferentes capitanes e ir conquistando territorios. Como la temática del juego son los vampiros, nuestros capitanes del ejército serán humanos convertidos a nuestra familia y cada uno de ellos contará con habilidades especiales. Asimismo, ciertas casillas del mapa como los bosques oscuros o las cuevas, permiten reclutar a fuerzas especiales como acólitos, lobos o murciélagos. 


Las campañas se dividen en años y ciertas casillas especiales e importantes del mapa solo se pueden utilizar una vez cada ciertos años. El herrero nos venderá mejoras de armas y armaduras para el capitán de nuestros ejércitos (o héroe vampírico) una vez al año a cambio de gotas de sangre. Y es que, cómo no, ser un vampiro no va solamente de combatir. El juego cuenta con dos contadores importantes: por un lado tenemos a la derecha un número que indica la cantidad de movimientos y acciones que pueden realizar nuestras tropas, mientras que por otro, en la parte superior de pantalla, veremos la sangre cosechada. 

 

14051giphy


Las aldeas y los pueblos pagan un “tributo” al señor del castillo en forma de sangre. Este tributo irá mejorando si inviertes parte de la sangre obtenida en mejorar las aldeas y comprar ampliaciones para las casas y los ciudadanos. Este sistema de mejora de casillas puede usarse en casi cualquier tipo de casilla del mapa, aunque muchas de ellas te obligarán a avanzar mucho en la batalla o el mapa para poder aplicarlas. 


La sangre sirve para comprar objetos y reclutar a soldados, pero también para usar las cartas. Porque sí, Immortal Realms: Vampire Wars incluye un sistema de cartas similar a juegos como Slay the Spire: cuentas con dos tipos de cartas que te permiten invocar a más soldados, aplicar mejoras para tu ejército en el mapa o simplemente obtener ventaja de alguna forma. Cada héroe, además, consigue cartas al terminar una batalla de forma exitosa o a través de sistemas de bonificaciones del juego. 

 

14052giphy


Immortal Realms: Vampire Wars crea y constituye un sistema de campaña muy satisfactorio, muy inspirado en el de Total War que, sin embargo, cambia completamente de influencia cuando entramos en los combates.


Porque los combates que tendrás que enfrentar en Immortal Realms: Vampire Wars son más parecidos a los de Fire Emblem que a otra cosa. Si los combates de Total War te frustraban por ser demasiado lentos y con una excesiva carga dramática en la posición de las tropas, Immortal Realms: Vampire Wars te traslada a un mapa con varios obstáculos y casillas con boost de diferentes tipos donde tendrás que enfrentarte a los enemigos. Antes de entrar en combate el juego te permite saber si la victoria es poco probable, probable o segura (e incluso saltarte la batalla si lo prefieres y dejar a la máquina jugar sola). Después tendrás que atacar a los enemigos que vayan apareciendo y que, lamentablemente, carecen de demasiada especialización. 


Puedes flanquear al enemigo para hacerle más daño y unas clases son más efectivas que otras para atacar a según qué enemigos, pero la complicación se queda ahí. El juego beneficia mucho que tengas un mayor número de tropas y te entrega poderosas cartas y habilidades que usar en momentos oportunos para potenciar a tus aliados o destruir a tus enemigos. 

 

14053giphy

 

A lo largo de las campañas, irás enfrentándote a diferentes facciones de enemigos con sus emblemas diseñados y acabando con amenazas como hombres lobo que acechan a tu granja de humanos. 


Immortal Realms: Vampire Wars cuenta además con un modo sandbox disponible y otro de campaña rápida para los verdaderos amantes de los retos. 

 

Immortal Realms: Vampire Wars toma prestado lo mejor de los combates de Fire Emblem y de las campañas de Total War para crear un juego realmente entretenido, adictivo por momentos, de jugabilidad rápida y estrategia elevada que, además, se maneja de una forma realmente cómoda en el mando de una consola. 


No creía que fuera capaz, pero es posible que haya encontrado un nuevo género para mí. 

8.5

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
9.5
/ 10
Valoración media de usuarios
2 votos

Género: Estrategia por turnos

Distribuidor: Koch Media

Pegi: +16