Análisis
Hyrule Warriors Definitive Edition SWITCH

Nostalgia y Musou, una mezcla curiosa

Hyrule Warriors Definitive Edition

El musou de Link, Impa, Zelda, Sheik, Fay y compañía está a punto de llegar a Nintendo Switch, y como amante de la saga Zelda y poco amigo de los musou, se abre  ante mí un precipicio escarpado. Hyrule Warriors Definitive Edition llega a la nueva consola de Nintendo con varias mejoras, más contenidos, todos los añadidos de la edición legends de Nintendo 3DS y un aspecto algo más pulcro y detallado que sus versiones anteriores. Junto a los personajes de toda una saga, las historias, los elementos y melodías más reconocibles de la franquicia, nos encontramos a todos los componentes que hacen del musou un género tan polémico con sus misiones enrevesadas, el recadeo constante y algunos giros de guión que pueden terminar cansando y a los que ni el fan-service más 'linkzeldero' puede salvar del todo. 

 

Pero esto no va de gustos personales, sino de juegos, de cómo están hechos y a quién van dirigidos. Siguiendo esta orientación, debo reconocer que Hyrule Warriors Definitive Edition tiene elementos de sobra para conquistar a los amantes del género gracias a nuevos añadidos a las ya clásicas bases, el potente lore de la saga Zelda y la simplificación de algunos elementos que, sin llegar a huír del crafteo, sí que hacen de la mejora de equipo y la creación de insignias y elixires una tarea más agradable que la locura que pudimos 'disfrutar' en Warriors All-Star. No obstante, como suele decirse en estos casos, vayamos por partes...

 

 

Entrando en materia

El juego comienza, como no podría ser menos, con un ataque de las fuerzas malvadas de turno al castillo de Hyrule. Durante la refriega, en la que vamos alternando entre un joven Link aprendiz de caballero, la princesa Zelda y la jefa de las fuerzas especiales, Impa, vamos desarrollando las dotes del héroe de orejas de punta hasta que, finalmente, lo vemos convertido en El Elegido. Hay que reconocer que el momento consigue poner los pelos de punta a cualquier fan de la saga de Shigeru Miyamoto, con la melodía del héroe clásica sonando a todo trapo mientras desatamos la furia de nuestra querida espada. 

 

Las bases de esta primera misión sorprenden poco, aunque tienen algún que otro añadido que agradecer. Por un lado, nos encontramos con el clásico mapa enrevesado con zonas cerradas que recorreremos arriba y abajo a toda pastilla masacrando hordas ingentes de esqueletos, lifalcos, moblins y demás, yendo a defender tal zona, a atacar tal otra o a ayudar al capitán de turno. Afortunadamente, la cosa se completa con algunos cofres muy Zelda-style, la posibilidad de encontrar armas secundarias y usarlas para abrir zonas nuevas, o la inclusión del componente estretégico de Legends. Un acierto esto último que nos permite pasar de un personaje a otro mientras ordenamos a los que no estamos usando que vayan a tal o cual zona. Esto nos permite cubrir una mayor área de escenario sin la necesidad de estar todo el rato correteando como únicos salvadores de la humanidad. 

 

 

¿Ya han secuestrado a Zelda?

A mitad de la primera misión Impa ordena la retirada de la princesa Zelda tras activar un sello que nos ayuda en el combate, por lo que perdemos su inestimable ayuda a la vez que aparece el primer final boss, el Rey Dodongo. Curiosidad aquí: es buena idea atacar al monstruo usando las bombas que acabamos de conseguir, especialmente si las acompañáis de un power up que mejora su eficacia convirtiendo la racha en una única super mega bomba. Una vez repelido el ataque, llega la mala noticia: la princesa Zelda ha sido secuestrada una vez más, por lo que, oh, sorpresas, nos toca ir en su busca para rescatarla.  

 

La historia se muestra así, como suele pasar en los juegos de OMEGA Force, como una excusa cualquiera para ir de un lado a otro derrotando enemigos, aunque hay que reconocer que al menos no cae en la vergüenza ajena que producían los diálogos entre personajes de All-Stars. Lejos de eso, la interacción entre los diversos personajes del mundo de Zelda, sus distintas versiones y representaciones, están bastante conseguidas, y si bien no guardan lealtad a los juegos originales como sí que vimos en Fire Emblem Warriors, es suficiente para que al menos podamos sentir que estamos jugando, sino a un Zelda, sí a un musou interpretado por personajes de la mítica saga. 

 

 

Mejoras en el género

Aparte de la presencia de un universo tan rico como el que en su momento creó Shigeru Miyamoto y que tan bien supo heredar Eiji Aonuma, Hyrule Warriors Definitive Edition incluye algunas cositas interesantes para hacer más ameno el paseo a quienes no comulgamos al 100% con el género de OMEGA Force. Por un lado, la posibilidad de manejar y dar órdenes a los PJs ayuda a que la misión se nos haga algo menos cuesta arriba al no tener que cubrir cada centímetro del escenario en las múltiples vueltas, revueltas y requeterevueltas que da la batalla. Una forma de enfocar el combate más amable y que se agradece cuando llevas varios minutos jugando en un escenario que empieza a parecer eterno. 

 

Por otro lado, se incluyen movimientos especiales, objetos que interactúan con el mundo abriendo diversas zonas del escenario, guiños a la saga y la aparición de tremendos final bosses que ya pudimos disfrutar en Fire Emblem Legends. Finalmente, tenemos la inclusión de las mejoras de personaje y equipo con un sistema más sencillo y amable que depende de los materiales que recojamos en los diversios escenarios y que nos permite, por un lado, crear distintas insignias de combate, defensa y apoyo que nos otorguen jugosas ventajas en cada misión. Por otro, elaborar distintos elixires con la misma finalidad. Se obvia así el complejísimo motor de mejoras de All-Stars que requería una gran cantidad de horas y grindeo y que valía para volver loco al más pintado. 

 

Añadid a esto un sistema cooperativo local que nos permite jugar tranquilamente a pantalla partida al más puro estilo juego 2 players de sofá, la sensación de eliminar a 100 bichos de un sólo espadazo y la calidad del universo de Zelda con un montón de personajes, melodías, herramientas, armas, cameos y demás fanservice, y tenéis un juego que, a pesar de seguir siendo un musou para los que no nos sentimos cómodos con el género, es, quizá, el musou más aceptable de cuantos han salido hasta ahora para el público general.

 

 

Luces y sombras

Lamentablemente, y aunque sea el mejor Musou de su género para los amantes de los juegos de Zelda, Hyrule Warriors Definitive Edition sigue siendo un musou, y no un juego de la saga al uso. Obviamente esto es maravilloso para los fans del género, que tienen una excusa perfecta para pasar horas desbloqueando personajes, machacando botones y disfrutando de la obra de OMEGA Force. Sin embargo, los que no disfruten del género se van a encontrar con unas misiones excesivamente largas que se tuercen y se retuercen hasta el hastío mandándonos de un rincón a otro con una jugabilidad repetitiva y machacona acompañada de una historia y unos guiños que, para la gran mayoría, no van a justificar el esfuerzo ni el tiempo invertidos. 

 

Por decirlo claramente, esto es como ofrecerle un Mario Kart a un amante de las plataformas de Super Mario: si le gustan los coches, lo amará, pero si odia la conducción ni el más generoso de los fanservice ni el más potente juego de su género logrará convencerlo. Resumiendo: Hyrule Warriors Definitive Edition no es malo, pero debes estar dispuesto a luchar en batallas cercanas a la hora de duración, tener manga ancha con los enemigos que aparecen ante ti y no tener problemas a la hora de ver cómo las misiones secundarias empiezan a amontonarse mientras tratas de salvar el día para poder disfrutar su oferta de juego. Si este es tu caso, enhorabuena, tienes un gran título por delante.

 

¡Nos leemos!  

7
/ 10
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Hyrule Warriors Definitive Edition? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
2
Comentarios
Comentar
    • Buen artículo, disfruté bastante el de Wii U y mucho más el de 3DS, precísamente porque gracias a ser un juego de consola portátil, me echaba partiditas rápidas gracias al modo Aventura mientras escuchaba algo (como podía ser vuestro podcast), y ahora quiero coger con ganas esta nueva edición. Haciendo cuentas, me sale más a cuenta pillarme esta edición que los DLC en cualquiera de las otras. :)

      Y yo también pienso que es el mejor Musou que he jugado, ya veremos si nos sorprenden con Warriors Orochi 4 (mi primer Musou fue el primer Warriors Orochi, que salió en PC, los Samurai Warriors me parecen bien, los Dynasty Warriors me llegan a aburrir y me dió por pillarme el de One Piece y no entiendo la historia, pero como musou es entretenido y tiene su propio modo aventura. El Fire Emblem Warriors es para darle comer a parte, es mitad Musou y mitad RTS, es decir, todo bien). XD
En respuesta al comentario anterior:
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Fire Emblem Switch Fire Emblem Switch
Informate de todas las novedades de Fire Emblem Switch para switch, videos, imagenes y mucho mas.
Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia
Una nueva entrega de la saga Fire Emblem llega pero, lejos de traer una nueva aventura, nos ofrece un remake del clásico Fire Emblem Gaiden....
Fire Emblem Warriors Fire Emblem Warriors
Fire Emblem se une al torrente que ha generado Hyrule Warriors....
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: Hack'n'slash

Saga: Zelda

Distribuidor: Nintendo

Pegi: +12

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Hyrule Warriors Definitive Edition, Koei Tecmo
Juegos de la misma saga
Otros juegos de la saga Zelda
Comunidad
Participa en el foro de Hyrule Warriors Definitive Edition y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego