Análisis
Fury Unleashed PC

Protagonizando un cómic rogue-lite.

Fury Unleashed

Protagonizar un cómic que vamos escribiendo nosotros mismos. Esa es la principal premisa de Fury Unleashed, un rogue-lite muy divertido de disparos en 2D donde tendremos que ir mejorando nuestras habilidades para ir avanzando cada vez más por nuestra propia historia. El camino no será fácil y lo más probable es que muramos sin parar, pero ahí está la gracia: aprender y mejorar para que el siguiente intento sea más propicio. 

 

Fury Unleashed cuenta con casi todos los elementos clásicos de los rogue-like más famosos (aunque no todos, por eso la etiqueta de rogue-lite en su lugar) por lo que podemos esperar escenarios generados de forma procedimental, multitud de enemigos a los que debemos enfrentarnos y otros tantos jefes que nos pondrán las cosas muy difíciles. Por el camino podremos ir obteniendo piezas de equipamiento y armas que mejorarán ciertas características, por lo que cada nuevo intento será diferente al anterior aunque manteniendo la base general. 

 

 

Lo bueno de Fury Unleashed es que es muy fácil de entender pero muy difícil de dominar. No llega a ser un bullet hell de absoluta locura (como puede ser Enter the Gungeon o, mejor, su spin-off en 2D, Exit the Gungeon) pero requiere mucha habilidad. De hecho, el propio juego te recomienda jugar utilizando una combinación de botones algo inusual si utilizas mando, usando uno de los gatillos para saltar (en lugar de cualquier otro botón frontal) para que puedas realizar esta acción sin perder la posibilidad de seguir disparando y apuntando. Estas dos acciones se realizan a la vez con el stick derecho, dejando el izquierdo para la movilidad. Cuando tu cerebro empieza a asimilar esta forma de jugar comprendes que es la más eficaz y la más divertida, porque ese es el punto fuerte de la obra. 

 

Es un videojuego que da gusto jugar. Tiene la gran ventaja de ofrecer una experiencia complicada pero no injusta, por lo que siempre que perdemos será por culpa de algún error. Esto siempre incita a seguir mejorando nuestras estadísticas y habilidades (utilizando puntos que podemos haber ganado en nuestro intento anterior) y darle sin parar a la opción de nueva partida, para comprobar si la siguiente será por fin la definitiva. Cada vez jugaremos mejor, comprenderemos cuáles son las mejores tácticas para los enemigos y conoceremos los movimientos que utilizan los jefes. 

 

 

Fury Unleashed juega con la táctica y el pensamiento rápido, pues los objetos que nos encontramos y que mejoran nuestro equipamiento o nuestro armamento también pueden cambiarse por Tinta, el sinónimo a la experiencia que después podremos utilizar para mejorar a nuestro personaje. Por ello, en muchas ocasiones, nos encontraremos ante una difícil pregunta: ¿utilizo este objeto para armarme mejor o doy por perdida la partida y aprovecho estos puntos para el siguiente intento? 

 

Su aspecto visual también está muy cuidado, aunque en este sentido echo de menos que la interesante propuesta y excusa del cómic (que se utiliza para ir narrando la historia y como mapa de cada nivel, pues cada habitación es una nueva viñeta que nosotros vamos rellenando) se vea reflejada en la propia acción, con un personaje personalizable al que le hubiese venido muy bien un diseño propio con carisma y unos enemigos que van de cliché en cliché y que tampoco nos dicen nada de su mundo. Si el cuidado visual se hubiese impuesto en todos sus elementos estaríamos hablando de una obra mucho más potente y con mucha más personalidad. 

 

 

Otro elemento que he echado de menos en Fury Unleashed es una mayor importancia a la estrategia y una mejor disposición de enemigos. Al tratarse de escenarios generados de manera procedimental, a veces algunos enemigos se sitúan en zonas excesivamente complicadas o directamente molestas, sobre todo de aquellos que aparecen de repente e impiden una preparación previa. Quizás una mejor estructura y estudio de los elementos que se disponen de forma aleatoria hubiese venido bien para enfrentarnos a viñetas algo más divertidas y variadas. 

 

Tampoco se favorece demasiado la exploración rápida de los escenarios, siendo en ocasiones algo lento desplazarse por las viñetas, sobre todo de las que ya hemos limpiado de enemigos. El juego cuenta con un sistema de desplazamiento rápido (que desbloqueamos como habilidad) pero que no se siente cómoda ni rápida de realizar. Cortar el ritmo en un juego tan frenético y divertido pasa factura, sobre todo en aquellas fases donde hay pocos caminos que permitan avanzar y tenemos que regresar sobre nuestros pasos continuamente. Un pequeño muro que escalar tras pasar un rato corriendo sin descanso, corta el ritmo.

 

 

A pesar de ello, sin convertirse en un referente del género, Fury Unleashed se muestra siempre sólido y divertido. Quizás no llegue a resultar tan adictivo como otros pero reconozco que seguirá instalado en mi consola para volver a jugar alguna run espontánea, pues lo más importante, que es su control y el entretenimiento que proporciona, están más que conseguidos. Un rogue-lite sin muchas pretensiones y que hace casi todo bien. Abre el cómic y rellena tu propia historia por estas locas viñetas, a ver qué termina saliendo.

7.5

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Enter the Gungeon Enter the Gungeon
Enter the Gungeon, entra en la Armazmorra, una cripta en la que descender pisos generados de forma aleatoria, plagados de enemigos que no dudarán en ...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Acción/Aventura

Distribuidor: Awesome Games Studio

Pegi: