Análisis
Frantics PS4

De lo mejor que hay en PlayLink.

Frantics

La música de las pantallas de carga de Frantics es tremendamente pegadiza. La semana pasada fue el evento de presentación, y al poco de empezar a jugar ya estaba tarareándola en voz baja despreocupadamente. Fijaos en una cosa: estaba en una sala de Sony en el centro de Madrid con otros especialistas del medio con los que hay confianza, pero no tanta, y yo me encontraba relajado, repanchingado en un puf, tarareando esa musiquita. Es un juego de acceso fácil y directo, muy bien pensado para enganchar a jugadores de un amplísimo rango de edades y costumbres.

 

Frantics es el último juego de la gama PlayLink de PlayStation, y creo que es el mejor que he probado hasta la fecha. Es un party game, pero su planteamiento lo acerca más a un Mario Party que a otra cosa, y de hecho los propios desarrolladores reconocen que el juego se ha creado primero sobre el papel para luego pasar al lado digital, basándose en las interacciones de los juegos de mesa. La cosa es que mientras jugamos, estamos pendientes tanto de la pantalla como de nuestros compañeros de juego. Por un lado, siempre tenemos presente las caras de esa gente, y por otra, la interacción fluye y se transforma, propiciando momentos de competición y cooperación sin detenerse.

 

 

Cualquiera se pensaría que es un título más del montón solo por tratarse de un juego social, pero la impresión general siempre es de algo más atractivo y sólido. Visualmente llama mucho la atención por su mundo moldeado con plastilina, por los diseños locos de los animales y sus animaciones. No tiene historia, claro, pero resulta interesante pensar que detrás de todo esto haya una inspiración folclórica. Al parecer se basa en una fábula nórdica que habla de un zorro que se aburre en el bosque y se dedica a proponer juegos a los animales que salen a su encuentro. Eso es exactamente lo que hacemos en este título: reunirnos con otros animales para vernos las caras en minijuegos variados.

 

Hay un total de 15 minijuegos con los que divertirse enfrentándonos en solitario con otros animales controlados por la máquina (mala idea) o en compañía de otros 3 jugadores (lo ideal). Como el resto de los títulos de PlayLink, el sistema está planteado para jugar con móviles o tabletas, algo muy apropiado, porque hoy en día es más raro contar con más de dos mandos. Ya que estamos hablando del tema, es importante comentar que a pesar de que el control es siempre muy sencillo, por cuestiones técnicas no es perfecto, porque aparte de que una pantalla de cristal no presenta relieves que detectar con las yemas de los dedos, siempre hay una demora entre la interacción y la reacción en el juego.

 

 

¡Pero hablemos de la almendra de Frantics! Esos minijuegos se presentan de todas las formas y colores. Es verdad que a priori pueden resultar escasos, pero también hay que tener en cuenta que es un juego muy liviano. Aun así, tenemos un poco de todo: juegos más calmados y estratégicos, otros más frenéticos y para los que hace falta tener más habilidad o reflejos, otros en los que la suerte puede ser primordial… Y como decíamos más arriba, todos ellos se permiten cambiar a lo largo de su transcurso. El objetivo es conseguir el mayor número de coronas, pero también hay que estar pendiente de las monedas para adquirir ventajas. Pero lo entenderéis con algún ejemplo.

 

Lucha de sillas, por ejemplo, se sirve de la premisa del curling y nos pone a lanzar a nuestros animales montados en sillas de oficina para intentar acertar en la diana. Tenemos dos tiradas por recorrido, de forma que podemos empujar a los contrincantes y obtener una mejor puntuación, pero también podemos dar saltitos para quitarnos de la trayectoria del resto. La cosa se pone interesante en los escenarios siguientes, porque podemos poner trampas ocultas desde el teléfono.

 

 

Corredor solitario, otro de los minijuegos, nos propone una carrera de obstáculos en línea recta. Podemos empujar a los oponentes para que se topen con los obstáculos, que pueden ser cajas apiladas o troncos con pinchos, pero también podemos montarnos encima de ellos y tratar de alcanzar las monedas que vamos encontrando y, ojo al giro del guion, en ocasiones nos toca cooperar. Hay un obstáculo que solo se puede evitar si dos o más jugadores pisan varios interruptores al mismo tiempo al pasar. Esta es la clase de elementos que hace que la experiencia fluya y nos obligue a estar muy pendientes de lo que hay que hacer.

 

Por último, os voy a hablar de uno de los minijuegos que más gracia me hacen: Cocorroscorrones. En este caso, nos toca montarnos en monociclos sosteniendo unas lanzas con guantes de boxeo en la punta, pero no para participar en una justa, sino para ir recogiendo rosquillas. Tenemos un ataque circular con el que atacar a los contrincantes y despojarlos de sus rosquillas, pero también existe una variedad de bollo explosivo del que tenemos que estar pendientes, porque cuando lo llevamos, se convierte en una patata caliente que hay que pasar a otro.

 

Con este panorama, es muy fácil entrar al trapo y picarse con los compañeros de juego. Además, las partidas suelen estar reñidas, porque aunque se nos dé muy bien un minijuego, hay otros que no funcionan igual. Por no mencionar el que en ocasiones el Zorro, maestro de ceremonias, suele realizar llamadas privadas a los jugadores que se queden atrás en la clasificación. Curiosamente, Frantics no me parece un juego imprescindible, pero me da la sensación de que ello se debe a que tengo muy asimilada la idea del juego solitario, mientras que, por otra parte, últimamente he recuperado la sana costumbre de quedar para jugar a juegos de mesa con los amigos de siempre y no quiero tardar mucho en probar esta experiencia con ellos… sobre todo porque en el evento me quedé con ganas de agregar una capa extra de picorsito interactivo que se llama alcohol.

8
/ 10
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Frantics? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
1
Comentarios
Comentar
    • Y lo mas importante: Sea quien sea en Nintendo quien se encarga de los Mario Party actuales...¡Chupate esa! Ahora que la competencia ha saco algo muy digno creo que, se sobra hay que evitar seguir quedandose atrás y hacer justo lo que el publico pide...por muy roto o pesado que lo veais. Un mario Party como los 3 primeros, para Switch y pronto!
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: Otros

Distribuidor: Sony Interactive Entertainment (SIE)

Pegi: +7

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Frantics, Sony Interactive Entertainment (SIE)
Everybody's Golf

Everybody's Golf

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4

Patapon Remastered

Patapon Remastered

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4

Knack 2

Knack 2

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4

Comunidad
Participa en el foro de Frantics y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego