Análisis
Dungeon Punks PS4

Looteando con Anubis, un troll rojo, un hombre lobo y otras extrañas criaturas.

Dungeon Punks

Dungeon Punks es el retrato de Hyper Awesome de clásicos como Dungeons & Dragons: Chronicles of Mystara o Castle Crashers, videojuegos que mezclan RPG y beat´em up, combinando el desarrollo de una trama compleja, la navegación por menús para personalizar a nuestros guerreros y la ejecución de golpes, magias y habilidades en tiempo real y en un entorno bidimensional e isométrico.

 

Hyper Awesome ha centrado sus energías precisamente donde no lo hacen tanto los anteriores títulos citados: en los menús, preparando un elevado número de armas, hechizos e incluso personajes que reclutar con muchas variables a las que atender para triunfar en la batalla; tantas que al principio abruman, y Dungeon Punks no hace el más mínimo esfuerzo en explicarte para qué sirve cada cosa y cómo usarla.

 

Este elaborado trabajo a la hora de reunir tal montón de armas, armaduras, báculos y hechizos se traduce en las secciones jugables en el vicio del looteo. En eso Dungeon Punks recuerda a Borderlands 2, cada vez que vemos un cofre o liquidamos a un enemigo importante, un mensaje emergente con una flecha señala al botín que suelta para que corramos a por él, lo que suele convertirse en una mejora de nuestro equipo. A medida que avanzamos en el juego aprendemos a reconocer los ítems más valiosos y a cómo equipar a nuestros guerreros para que sean más efectivos.

 

Dungeon Punks es looteo, beat´em up y mucha personalización de nuestros guerreros

 

Como tiene que ser en un juego de estas características, podremos jugar tanto en solitario como con dos amigos más, pudiendo usar también otros personajes de apoyo para intercambiarlo con el que tenemos. El luchador que tenemos en reserva recupera maná mientras que el que usamos sigue repartiendo golpes. Dungeon Punks cumple en su complejo sistema de inventario, opciones multijugador y también en lo referido al looteo, pero lamentablemente falla en la construcción de su historia y en lo que es peor: en su combate.

 

La trama se presenta a través de conversaciones que tenemos con personajes que nos encontramos en el campo de batalla. Este está construido como en un beat´em up más pero con un diseño de mapa que recuerda a Odin Sphere, pues tenemos caminos hacia arriba, abajo y en horizontal hacia otras secciones del mismo mundo de juego. Estas zonas se intercomunican entre ellas a través de un mapamundi por el que viajamos como una suerte de mercenarios a sueldo. A medida que derrotamos a bosses, veremos escenas estáticas mientras se nos narran los acontecimientos que se producen. El problema de Dungeon Punks es que el relato da muchas vueltas innecesarias sobre sí mismo y no es capaz de construir una trama realmente interesante para todo el texto que trae.

 

En cuanto al combate, Dungeon Punks falla en presentar unos controles demasiado rígidos que te harán muy difícil poder gestionar enemigos a izquierda y derecha, los personajes son muy lentos y sus ataques no tienen la intensidad necesaria ni el ritmo para emocionar, para querer esforzarte en realizar combos potentes o jugar mejor. Resulta confuso comprender su caja de impactos pues a veces golpearás hacia delante y herirás también a una criatura que tienes sobre ti, y aquí hay daño amigo, con lo que podrás acabar impactando contra tu compañero sin querer.

 

Dungeon Punks tiene un sistema de combate demasiado rígido y con un mal ritmo

 

El arte del juego tampoco acompaña, pues no parece decidirse entre si quiere imitar al manga, al cómic americano o al europeo, no siendo capaz de definir el universo de Dungeon Punks bien, ni de darle coherencia ni de emocionar, algo fundamental en este tipo de títulos. Castle Crashers es feo, pero es muy personal, Hyper Awesome se ha esforzado en realizar ilustraciones trabajadas y personajes con mucho detalle, pero se ha olvidado de construir una personalidad propia en torno a ellos.

 

Pero eso sí, hay que decir que si profundizáis en su sistema de leveleo de personajes, sus menús y su personalización conseguiréis llegar a solventar los problemas de su sistema de combate. Por fortuna, Dungeon Punks es difícil y sabe recordarte que para superar sus retos tienes que mejorar tu equipo, lo que te lleva a desear conseguir nuevo botín y ello hace que te apetezca batallar y cumplir una misión tras otra. Dungeon Punks tiene muchas carencias y peca de no mantener un buen equilibrio entre la simpleza de su sistema de combate y la profundidad de sus menús, pero si lo jugáis entre tres amigos y le dais una oportunidad lo pasaréis bien.

5.5
/ 10
12 de Agosto de 2016 a las 10:00 por Adrián Suárez Mouriño
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Dungeon Punks? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Not A Hero Not A Hero
Roll7, los creadores de OlliOlli y su secuela, cambian de género completamente para darnos la que podría ser la versión en des...
UnEpic UnEpic
UnEpic es un producto español que no sólo es un gran título de acción en desarrollo lateral de la vieja escuela con toq...
Información
¿Tu nota? 5
9
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Rol/Acción

Distribuidor: Hyper Awesome Entertainment

Pegi: +12

Comunidad
Participa en el foro de Dungeon Punks y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego
Sigue a Mundogamers en