Análisis
Daemon X Machina SWITCH

Robots gigantes con los que te quedas corto

Daemon X Machina

Como si supiera que su propuesta tiene mucho de nicho, Daemon X Machina pone muy poco de su parte a la hora de presentarse. De hecho, tendría que hacer memoria para intentar recordar un exclusivo de Nintendo tan torpe en sus primeras horas, tan despreocupado en hacerte entender quién eres y dónde estás. Para que nos entendamos, sus pasos iniciales no distan mucho del punto en el que te suelta la demo de hace un par de meses, sumadle una breve secuencia introductoria para ponernos un poco en contexto y ya lo tenéis. 

 

Esto va, en gran medida, de un mundo que se fue al garete tras la aparición de unas IA malignas llamadas Inmortals. Estas máquinas no han conseguido acabar con todo gracias a distintos grupos de mercenarios que pilotan mechas, y en uno de ellos es donde peleas tú, en los Reclaimers. A partir de ahí, todo lo que tenga que ver con los pulsos de fuerzas, las rivalidades entre bandas, los secretos y la avaricia del hombre se remoza en una masa que termina dando lugar a una historia plagada de combates y misterios que resolver. Muchas veces, eso sí, son poco más que excusas para pegarse. 

 

 

En cuanto a estructura me vuelvo a remitir a la demo de julio: tienes un hangar desde el que saltas a las nuevas misiones, pero desde ahí también puedes ver y mejorar a tu robot, aplicar modificaciones a tu Outer (el piloto) o hasta pasarte por una heladería -en la que te dejan escoger el cono y las bolas a tu gusto- que te suministra mejoras temporales. Todo parte de ahí, de esa zona de descanso entre batalla y batalla. Pero antes de entrar en las toñas, toca quedarse un poco más en el garaje para profundizar en la personalización.

 

Se nota que esto viene del productor de Armored Core; todo es pasión por el mundo de los mechas. Nuestra nave antropomórfica puede modificarse por partes (cabeza, brazo izquierdo, brazo derecho, piernas y torso) y admite una pareja de armas en cada hombro, junto con otros módulos que modifican cosas como el despegue o los descensos. Ya garantizo que no será por piezas, y que esta sección tiene un punto de optimización cuando todo lo dicho tiene que entrar dentro de las cifras de energía que es capaz de gestionar el mecha y que, cómo no, también son ampliables. Hay un poco de Nier: Automata en esa sección, que crece todavía más si contamos con que la apariencia (colores, motivos, logos) también es personalizable. 

 

 

El avatar tiene su árbol de mejoras, y aquí la cosa tiene un componente interesante porque modificamos radicalmente su apariencia, hasta el punto de poder sustituir sus órganos de carne y hueso por piezas mecánicas que lo pueden hacer más rápido o más fuerte. Sí, amputarlos. Esto no va más allá de plantear el dilema transhumanista de manera muy sutil, pero es un toque que suma. Y así, entre decenas de opciones y gracias a una libertad total a la hora de afrontar cada nuevo combate, Daemon X Machina va cogiendo sustancia. 

 

Pero antes de la acción hay una zancadilla más, esta vez en forma de diálogos y briefings de misión en los que los Reclaimers comentan la jugada, hablan de sus cosas y de dónde se van a meter. El problema es que estas partes cuentan tan poco y son tantas, que tarde o temprano terminas aporreando el botón de saltar para poder ponerte en faena. Ojalá se quedasen ahí, pero ya adelanto que estas interrupciones también tienen su espacio en pleno terreno de batalla. 

 

 

Cuando llegan las lluvias de balas, al final ves que todo va de apuntar y disparar. Cuentas con una retícula con la que apuntar a un enemigo hasta que aparezca un pequeño cubo rojo, lo que significa que a partir de entonces siempre le darás al disparar a no ser que desaparezca de tu rango de visión. Daemon X Machina es ni más ni menos que un shmup tridimensional de los de toda la vida, pero con la temática de los mechas de fondo. Lo cierto es que es su vestido lo que le da empaque, personalidad, pero nunca llega a tapar sus carencias. 

 

Que son principalmente dos: su repetición y su desangelada narración. Por muchos diálogos y secuencias cinemáticas que tenga -algunas, sinceramente, no están nada mal-, el desarrollo hecho por Marvelous se resume en un arcade de tiros centrado en saltar a la zona de guerra, acabar con hordas de enemigos y jefes (estos sí están bien) y volver al hangar. Poco más. Su punto a favor es la personalización, pero la monotonía de sus misiones termina ganando importancia y pesando más. 

 

 

En sus mejores momentos, Daemon X Machina es un juego de acción en el que ir gestionando tu energía, ir aprovechando los elementos del escenario (puedes coger tanques o farolas para lanzárselas al rival) e ir alternando entre los tres perfiles de tu robot -existe una energía roja llamada Femto que permite, aparte de crear una copia tuya que te ayuda a luchar durante un rato, activar un modo en el que tienes más defensa, otro en el que haces más daño y un último en el que eres más rápido-, pero todo ello se difumina entre cambios de ritmo constantes, diálogos que no van a más y una historia que, por empezar a ralentí, ya tiene que hacer esfuerzos desde entonces para volver a atraparte

 

Honestamente, creo que la materia prima de este exclusivo de Switch tenía potencial para ser un shooter de acción desenfadado, arcade y con un trasfondo llamativo, pero en algún momento se perdió el rumbo y ha terminado siendo un juego que no sabe muy bien ni qué quiere ser, ni cómo contarlo. Creo que convencerá a los fans del universo mecha más de lo que me ha enamorado a mí, pero incluso en ese escenario no auguro grandes opiniones favorables.

6

/ 10

4
Comentarios
Comentar
    • Una lastima que se haya quedado a medio camino. La estética es muy llamativa y sí da la sensación de haber mejorado respecto a aquella primera demo. Pero no da la sensación de que haya sido suficiente.

      En otro orden de cosas, estás que no paras últimamente XD.
En respuesta al comentario anterior:
En respuesta al comentario anterior:
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: Acción

Distribuidor: Nintendo

Pegi: +12

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Daemon X Machina, Marvelous Interactive
New Little King's Story

New Little King's Story

Lanzamiento: Ya a la venta

PSVita