Análisis
Creaks XONE

Enciende la luz y descubre tu verdad.

Creaks

Cuando era pequeño recuerdo muchas noches observando las sombras que se formaban en mi habitación, metido ya en la cama. La tenue luz de la luna o de las farolas generaba formas con la ropa y los muebles que mi mente transformaba en monstruos y en toda suerte de criaturas. Recuerdo sudar a chorros muchas noches de verano por taparme hasta la cabeza intentando que esas formas no me descubrieran. La luz era mi mejor aliada: la que aparecía si tenía valor para acudir hasta el interruptor o la del sol de la mañana, fiel protector. Imaginad por un momento que una noche la luz de vuestra casa deja de funcionar y un extraño agujero en vuestra habitación os invita a pasar a un extraño mundo donde esas formas imaginadas se convierten en realidad. 

 

Creaks es la nueva obra artesanal de Amanita Design, genios en los juegos de puzzles con esta estética steampunk tan personal, peculiar y original. Adentrarnos en ese mundo es solo el comienzo de unas pocas horas de ingeniosas fases que pondrán a prueba nuestra mente tratando de resolverlos. Y sí, la mayoría de ellos jugarán con esa concepción de la luz como aliado ante las extrañas criaturas que nuestro propio cerebro se encarga de formar. ¿Un peligroso perro mecánico que quiere comernos? La luz descubrirá que en realidad se trata de un pequeño mueble. ¿Una extraña criatura alienígena que flota con sus amenazantes tentáculos? Parece que tan solo se trata de una percha de pie.

 

 

El uso de los dibujos, del arte, de las perspectivas y de las animaciones en Creaks es formidable. Aunque su estética podrá gustar más o menos, la manera en que se utiliza para narrar su historia (no hay diálogos, palabras ni textos) a modo de cuento mudo encandila. La sutileza y la metáfora nos acompañarán en este camino, donde lo más importante será observar a nuestro alrededor en busca de la solución que nos permita seguir adentrándonos en este insólito mundo. Habrá otros personajes esperándonos, que parecen amigables, y gigantes criaturas que se dedican a acabar con esta torre que descendemos. ¿A dónde nos dirigimos? ¿Quiénes son estos personajes y cuáles son sus intenciones? ¿Por qué el agujero de nuestra habitación nos ha condudico hasta aquí?. La respuesta está en la torre, así que toca seguir avanzando.

 

En Creaks tendremos que ir sorteando obstáculos siendo creativos y aprovechando todas las herramientas a nuestra disposición. Al principio tan solo tendremos que movernos por espacios limitados activando y desactivando mecanismos que nos permitan alcanzar la meta, pero más tarde iremos dando uso a diferentes artilugios y a los propios comportamientos de estas criaturas. El uso del espacio de la cámara es magistral, mostrando siempre el espacio completo del puzzle (o el necesario en cada caso) que nos invita a la reflexión y la pausa. Probar y errar a veces funciona, pero se nota que es una obra pensada, valga la redundancia, para pensar antes de actuar. Los puzzles se van complicando y siempre habrá alguno que se complique de más, aunque al descubrir la solución siempre sentiremos lo mismo: no era tan difícil como parecía. ¿Alguna vez habéis soñado con la solución a algún enigma de un videojuego? A mí me ha pasado con esta creación de Amanita. 

 

 

Su ritmo es constante y sigue casi siempre la misma estructura. Al superar uno de los puzzles tendremos que recorrer un pequeño camino donde, generalmente, la historia va avanzando, para pasar inmediatamanete a otro desafío que superar. Y vuelta a empezar. Entre medias también encontraremos unos cuantos cuadros de estilo flamenco mezclado con el propio steampunk, con los que podremos interactuar. A veces servirán para contarnos algo de ese mundo (o de lo que nosotros queramos interpretar) mientras que otras veces incluirán pequeños minijuegos interactivos muy bien llevados. Esto se agradece, pues Creaks peca de ese ritmo asiduo que puede llegar a agobiar cuando varios puzzles enrevesados se suceden casi sin descanso

 

Afortunadamente la música nos acompaña y se convierte en aliada, con una de las maneras más acertadas de aplicarla en su propuesta vistas en el género. Las bellas piezas musicales se irán sucediendo todo el tiempo, pero cuando consigamos avanzar en la resolución de los rompecabezas y los finalicemos será cuando sonarán a modo de premio. Encontrar la solución de un puzzle que se nos ha atragantado y descubrir que hemos acertado gracias a la música propicia nuestra felicidad. Podemos respirar tranquilos, al menos durante unos minutos, y proseguir al siguiente. 

 

 

El cuento que nos narra Creaks es fantástico, pero su ritmo y estructura pueden hacernos flaquear a veces. Aunque los rompecabezas suelen disponer de respuestas lógicas, su complicación (sobre todo en las últimas dos horas) es notable, fatigando a los menos duchos en el género. Quizás con una mayor presencia de espacios de respiro la experiencia funcionaría mejor, aunque parece claramente diseñado para disfrutarse en pequeñas dosis, funcionando muy bien en sus versiones portátiles o para dispositivos móviles. 

 

Los amantes de Amanita Design encontrarán en Creaks una nueva aventura de resolución de puzzles del más alto nivel, con el punto de dificultad necesario. No resulta tan innovador e interesante como otras propuestas del estudio, véase Machinarium (donde vamos interactuando con los escenarios y las respuestas suelen ser más creativas que funcionales), pero que se disfruta enormemente. Su estilo artístico y arquitectónico, unido a esa sutil forma de despejar sus cuestiones con metáforas que cada uno puede interpretar a su manera, resalta sus virtudes. No olvides encender la luz cuando descubras amenazantes formas en tu cuarto... si te atreves quizás descubras la verdad, si es que esta existe realmente.

7.5

/ 10

1
Comentarios
Comentar
    • "¿Alguna vez habéis soñado con la solución a algún enigma de un videojuego? A mí me ha pasado con esta creación de Amanita."
      Pués si, Alex! A finales de los 80 logré llegar al final de uno de los juegos de puzzles más originales e hijoputas que he conocido: King's valley II. El último puzzle del juego era una cabronada infernal creada por el mismísimo Belcebú, y tras darle vueltas hasta altas horas de la noche, me fuí a dormir y al rato me desperté de un salto con la solución. Encendí corriendo el ordenador antes de que aquello se esfumara de mi mente, creyendo que lo más seguro es que fuera un inútil delirio de mi sobrecalentado cerebro y cual fué mi sorpresa al descubrir que había dado con la solución en sueños. Han pasado más de 3 décadas y sigo recordando la hazaña. La sensación que te queda roza lo mágico.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Amanita Design

Pegi:

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Creaks, Amanita Design
Samorost 3

Samorost 3

Lanzamiento: Ya a la venta

PC IOS Android

Botanicula

Botanicula

Lanzamiento: Ya a la venta

PC IOS