Análisis
Citadel: Forged With Fire PS4

Desastroso, maravilloso, terrible y genial a un tiempo

Citadel: Forged With Fire

Citadel: Forged with Fire es uno de esos MMORPGS que comienza con un aspecto humilde y una jugabilidad tremendamente tosca pero termina por enganchar. Quede claro que muchos de los problemas que apunto en este análisis irán desapareciendo con el tiempo. No me cabe duda de que en cuestión de temporadas se convertirá en algo realmente tremendo. Sin embargo, a día de hoy, tras un año en acceso anticipado y en una versión 1.0 a la que le queda muchísimo por crecer, esto es lo que encontraréis en el mundo de Ignis.

 

 

Forjado por el fuego

Citadel: Forged with Fire empieza permiténdonos crear a nuestro personaje en uno de los muchos servidores que ofrece. Entramos así en el mundo de Ignis naciendo a través de las llamas, forjados por el fuego, con la posibilidad de crear a nuestro personaje con un gestor limitado en lo facial pero que se desata en lo que corresponde a las opciones de nuestro cuerpo, colores de piel y demás. Cabe destacar que cada servidor sirve como un universo único en el que vivir nuestra aventura. Esto significa que no guardaremos al personaje como tal pudiendo cargarlo en cualquier servidor, sino que guardaremos el mundo entero y nuestro paso por él teniendo que cargar el servidor para poder continuar nuestras aventuras y viendo cómo nuestros compañeros de mundo han hecho mella en él.

 

La aparición de grandes fortificaciones, inmensos huertos o incluso ciudades enteras durante nuestra ausencia le dan un toque de credibilidad y dinamismo al mundo de Ignis. Lamentablemente esto también se traduce en cofres abiertos, dungeons exploradas y grandes enemigos derrotados en nuestra ausencia. Algo que no deberíamos afectarnos demasiado, ya que en realidad Citadel: Forged with Fire no pone su acento en ese tipo de elementos, sino en la libertad de ser, crear y modificar el mundo, solo o con la ayuda de los demás.

 

 

El MMORPG que quiso ser Skyrim Potter

La oferta de juego de Citadel: Forged with Fire es extraña, original y, en algunos momentos, maravillosa. Como magos recién forjados, tendremos a nuestra disposición 36 Km. cuadrados de escenario en los que obtener recursos, subir de nivel, aprender hechizos, craftear, forjar, construir, cosechar y hacer, a grandes rasgos, lo que nos de la real gana. Tras un tutorial brevísimo que no deja muy claro algunos mecanismos del juego que debemos descubrir por nosotros mismos, Citadel considera que ya estamos preparados y nos suelta en medio de la nada para que empecemos nuestra aventura. 

 

En este sentido Citadel: Forged with Fire mola mucho pero, a la vez, deja con ganas de algo más. El formato que ofrece es el del surival MMORPG, pero lo hace con una decisión curiosa: la ausencia del concepto de supervivencia. En el mundo de Ignis no es neceario comer, beber ni dormir. Por si esto fuera poco, cosechar es muy asquible gracias a los hechizos, y subir de nivel es tan sencillo como recoger piedras y runas, cosechar flores, conseguir madera o encontrar hierro. El resultado es casi un Minecraft con magia, un Skyrim Harry Potter de construcción sin misiones ni argumento impuesto en el que podemos crear nuestro pueblo, cosechar un bonito huerto o incluso convertirnos en estrellas de un deporte muy parecido al Quiditch. ¿Quién necesita guión cuando hay escobas voladoras, hechizos de todo tipo, hadas y dragones?

 

 

Recién nacido

Citadel: Forged with Fire acaba de nacer y eso se nota en todos sus apartados. Gráficamente, probado en una PS4 normal se ve tosco, con texturas que tardan en cargar y el problema de este tipo de juegos: una iluminación que se siente rara y forzada. El aspecto del personaje gana más en primera persona cuando no se le ve que en tercera, con unas animaciones y una puesta en escena que recuerdan a Oblivion en tercera persona. Mención especial merecen los enemigos, muy bien moldeados y diseñados, pero con unas animaciones terribles en combate. 

 

Por decirlo claro, Citadel: Forged with Fire es muy tosco y necesita mucho trabajo para lucir bien, pero es algo a lo que estamos acostumbrados en este tipo de juegos. Combate tosquísimo, motor de colisión nulo en el que las armas atraviesan a los enemigos sin que estos acusen el golpe fuera de la lógica disminución de salud y una puesta en escena que, como decimos, no va a sorprender a nadie pero que estoy convencido de que mejorará con el paso del tiempo. Por otro lado, algunos diseños de enemigos están muy conseguidos y algunas localizaciones cumplen, aunque se echa en falta algo más, sobre todo cuando accedemos a un servidor ya cribado por los jugadores.

 

 

Hocus Pocus

Lo que brilla especialmente en Citadel: Forged with Fire, junto a la libertad de acción y la facilidad de crear y construir según vamos subiendo de nivel y desbloqueando recetas, son los hechizos. La cantidad de hechizos y la sencillez de su motor, todo sin moneda real, son un soplo de aire fresco en el género. Según vamos creando nuevas armas y encontrando nuevas esencias, podremos elaborar hechizos cada vez más potentes con efectos distintos como sanación, velocidad, cosechar recursos, lanzar proyectiles, armadura, domar criaturas, teletransportación... y un larguísimo etcétera que depende del arma, la escuela, los elementos que añadamos y la esencia que elijamos. Un pique que recuerda a los juegos de mezclar elementos para obtener nuevos materiales que tiene su igual en la alquimia y la creación de pociones, materiales y demás. 

 

Ante la ausencia de misiones propiamente dichas, o mejor dicho su reconversión a pequeños eventos diarios que poco tienen que aportar al juego, Citadel: Forged with Fire triunfa con distinto éxito en esa mezcla de walking simulator, combate, exploración y farmeo de recursos. La posibilidad de crear tu propia fortaleza, tu propio pueblo o tu jardín del edén con semillas naturales y modificadas es una de las cosas más interesantes que ofrece junto al tema de los hechizos y ese gusanillo por ver qué desbloquearás en el siguiente nivel o qué nueva prenda conseguirás más adelante, todo ello sin pagar ni un sólo céntimo en tiendas ni micotransacciones. 

 

 

El Concilio Blanco

Citadel: Forged with Fire es desastroso, maravilloso, terrible y genial a un tiempo. Los primeros minutos son una tortura con mucho cachondeo por los movimientos del personaje o el triste combate, pero pronto va enganchando y conviertiéndose en la sombra de todo lo grande que llegará a ser algún día. A día de hoy es una buena experiencia, sin más, pero en cuestión de meses será algo tremendo, estoy convencido, si son capaces de aguantar y traer nuevas expansiones y atreverse a crear algo de contenido guiado.

 

Si Conan Exiles o ARK te atraen pero el tema de la supervivencia y los bugs te cansan, Citadel: Forged with Fire es tu juego. Lo tosco de su puesta en escena se equilibra con la ausencia de bugs y la desaparición de las necesidades vitales que te permiten concentrarte en la construcción y la investigación de hechizos, pociones, semillas, armas y más. Multitud de recetas y la posibilidad de ir a de un servidor a otro cuando el cuerpo te lo pida terminan por perfilar algo que quizá no sea una gran locura pero que te ofrece todas las horas de juego que quieras al no tener un final prefijado. Ojalá ver pronto nuevos contenidos y expansiones, pero por ahora estamos ante un juego cuya diversión y libertad logran alcanzar el 7 a pesar de su aspecto y su control, eso sí, sólo para aquellos que buscan congeniar con su apuesta. 

 

¡Nos leemos! 

7

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
ARK Survival Evolved ARK Survival Evolved
Hemos despertado y no sabemos bien qué ha pasado. Nos encontramos en una isla llamada ARK y ahora deberemos cazar y tratar de sobrevivir por...
The Elder Scrolls Online: Summerset The Elder Scrolls Online: Summerset
The Elder Scrolls Online: Summerset es un capítulo del MMO The Elder Scrolls Online, un contenido permite explorar Summerset (Estivalia), el hogar an...
The Elder Scrolls Online: Morrowind The Elder Scrolls Online: Morrowind
The Elder Scrolls Online recibe una expansión enorme con Morrowind, que los amantes de la franquicia recordarán con cariño. Esta nueva zona del map...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
0
/ 10
Valoración media de usuarios
0 votos

Género: RPG

Distribuidor: Koch Media

Pegi: +16

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Citadel: Forged With Fire, Blue Isle Studios
Slender The Arrival

Slender The Arrival

Lanzamiento: Ya a la venta

PC X360 PS3