Análisis
Call of Cthulhu PC

Un poco de todo y mucho de nada


 

Call of Cthulhu

Negar la influencia de H.P. Lovecraft en el terror moderno es como decir que el survival no importa dentro de los videojuegos de terror. A priori, hablamos de dos mundos que deberían congeniar a la perfección a poco que estén salpicados con una chispa de originalidad, buen hacer y calma, pero no siempre se da en la tecla. Call of Cthulhu es un compendio de toda la mitología del soñador de Providence metida a cholón, un videojuego que cree que basta con presentar un mundo lleno de enfermedad, locura, sangre y misterio y hacerlo funcionar con reglas archiconocidas del RPG para que el resultado sea potable. Y se salva por los pelos.

 

En la piel de Edward Pierce, un detective venido a menos con facilidad para terminar con un vaso de Brandy en las manos, viajamos hasta la isla de Darkwater para descubrir qué ha sido de Sarah Hawkings, la niña prodigio de una localidad pesquera que no hace más que acumular desgracias. Podría parecer que la cosa irá de resolver misterios usando nuestras dotes de investigador, y así se da a entender cuando el prólogo nos anima gastar puntos en una lista de perks que decide si somos más proclives a usar la fuerza, la cabeza, la ciencia y otras virtudes… pero al final lo único que se está haciendo es variar la manera en la que resolvemos los puzles. No hay ramificaciones reales en la historia, más bien píldoras que intentan que sientas que tu camino es más personal.

 

 


Puestos en faena empezamos a hablar con los lugareños, resolviendo las primeras conversaciones en las que marcamos el tono de la relación con algunos personajes. Supuestamente importa, firmar un pacto para el futuro acarrea consecuencias, pero más adelante uno se da cuenta que pasa como con las habilidades: el peso de las acciones no es para tanto. Poco después llegan los escenarios que toca reconstruir, con un modo detective que se limita a hacernos encontrar los elementos resaltados de la zona para sacar conclusiones; no importa en qué orden los encontremos, ni los atributos de Pierce, es un trámite mal resuelto que para nada nos hace sentir como un investigador de pies a cabeza. Y poco a poco uno ya va arqueando la ceja.

 

Porque cuando toca ponerse misterioso y es momento de que el terror llame a la puerta, Cyanide Studio se limita a presentar situaciones de sigilo tradicional en primera persona -del de esconderse en armarios y dar rodeos- enmarcadas en tramos a modo de puzle. Igual toca despistar a quienes vigilan la salida, o pasar inadvertido yendo de A a B mientras activamos algún que otro resorte o damos solución a algún mecanismo, sea lo que sea cuesta ponerse en situación debido a unas animaciones, unos entornos y un comportamiento enemigo que a veces son más propios de la anterior generación. Es especialmente grave en las expresiones faciales, que ni funcionan en las secuencias cinemáticas y directamente te sacan del papel al ver monigotes que hasta tienen problemas con la sincronía labial.

 


Call of Cthulhu tiene vocación de título humilde, y por ello uno intenta dar valor a sus virtudes. Hay que reconocer que la ambientación sabe tener sus momentos en los instantes más sosegados, en la calma de los interiores, y también hay que agradecer que el juego no recurra al susto fácil de buenas a primeras. Siendo un juego de terror, se toma su tiempo en construir y en dar espacio al suspense, por mucho que al final el resultado quede en aguas de nadie. Da la sensación de que Cyanide hubiese hecho un mejor trabajo sin intentar tomar tantas referencias de Lovecraft, Darkwater parece un pastiche de su obra literaria y es evidente que la trama se encorseta y resiente por ello.

 

Podría ser mucho peor. Al final, gracias a una distribución por capítulos cortos (en una horita se resuelve cada uno) y a un argumento que no se pierde en los detalles, hablamos de un título que se deja jugar. Seguramente sobren algunos enfrentamientos por lo mal resueltos que están, y lo mismo ocurre con ese sistema de perks sin peso real en el devenir de los acontecimientos, pero Call of Cthulhu puede encontrar su lugar entre los amantes más incondicionales del escritor estadounidense. Sin ser pejigueros, es un intento más de adaptar la mitología de Lovecraft al videojuego, aunque no destaque en ninguno de sus apartados.

 

6

/ 10

Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Call of Cthulhu? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
1
Comentarios
Comentar
    • Y es "El juego Oficial". Esto es como comparar la mayoria de juegos de la franquicia Alien con los de Metroid, Half Life y en general juegos que se sienten muy como Alien sin ser oficiales....Pues en este caso también se debe dar viendo Alone In the Dark, Eternal Darkness...
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Stories Untold Stories Untold
No Code y Devolver Digital, nos traen la serie, ya cancelada, Stories Untold. Entre sus cuatro episodios, podremos vivir el misterio del episodio pilo...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6
/ 10
Valoración media de usuarios
1 votos

Género: Acción en primera persona (FPS)

Distribuidor: Focus Home Interactive

Pegi: +18

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Call of Cthulhu, Cyanide Studio
Comunidad
Participa en el foro de Call of Cthulhu y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego