Análisis
NBA 2K16 PS4

Perfeccionando el sueño.

NBA 2K16

¿Con qué cara me vuelvo a meter yo a analizar un NBA 2K? El año pasado, después de analizar 2K15 volví a jugarlo unas 3 veces contadas. No ha vuelto a ver un partido de baloncesto. No he vuelto a saber de Durant, ni de Curry, ni de CJ, ni de ese deporte que, por otra parte, me sigue gustando enormemente. Supongo que me faltaba voluntad… Espera, espera un momento. ¿Voluntad para jugar a un simulador de deportes? Vaya, sí que me costaba jugar. Me resultaba frustrante perder la inmensa mayoría de los partidos, sentir que no avanzaba en Mi CARRERA, saber que estaba desperdiciando un amplio porcentaje de las posibilidades del juego y, por supuesto, que me humillaran salvajemente en el juego en línea. Obviamente, me he tirado un año pensando que lo que no funcionaba era yo.

 

Ahora, después de semana y media disfrutando (sí, mucho) de NBA 2K16, me respondo: Diego, sí y no. Sí, porque no seguiste practicando, y no, porque el juego no te animaba a ello. Me explico: este año la experiencia 2K supone un salto de su planteamiento del simulador de deporte en varios sentidos. Ya os hablaba de ello en el avance, pero ahora lo confirmo. El primero es lo que yo considero la puerta de entrada a la nueva experiencia, y eso es Livin’ the Dream, la película producida por Spike Lee que habla de Frequency Vibrations, el protagonista del modo Mi CARRERA este año.

 

Decisiones, decisiones, decisiones...

 

Somos nosotros, sí, pero solo en apariencia (y eso a veces puede chocar cómicamente con el contexto de Freq, por aquello de ser de familia negra del Harlem profundo), porque encarnamos a una futura estrella de la NBA desde los primeros pasos de su carrera profesional, ya en el instituto. A lo largo de lo que será nuestra etapa universitaria y luego el primer año en la NBA, Spike Lee es el encargado de pintar un expresivo mural sobre la vida de Freq, sus decisiones, y los que le ayudan a tomarlas: sus padres, su hermana melliza, su amigo de la infancia, su novia, su representante y el presidente de su primer equipo.

 

Durante el desarrollo de esta primera etapa controlando a Freq, me he encontrado con sensaciones negativas al respecto de la historia. Como pieza narrativa es un trabajo muy basado en el diálogo, en la psicología de los personajes y en sus interacciones (recordemos: Spike Lee está al mando). No avanza la historia, pero tampoco tiene que avanzar: es un simulador de baloncesto, al fin y al cabo. Pero el hecho de que nos metamos de lleno en la intimidad del núcleo familiar de Freq —junto con la personalización de nuestra apariencia— permite que cada vez que encestamos, que hacemos un tapón o que clavamos una asistencia, saltemos del asiento, porque este año creemos más que nunca en nosotros.

 

Las conversaciones pueden resultar tediosas, pero es necesario para llegar a entender a quienes nos rodean.


El segundo salto que realiza NBA 2K16 es técnico. Se ve mejor, claro, pero no hablo de eso. Lo más necesario en un simulador de deportes, en el mejor simulador de deportes que existe, es que se haya mucho hincapié en el realismo y la interacción, a través de la física, la animación y la actuación de la inteligencia artificial. Pasemos lista: presente, presente y presente. Este año Visual Concepts ha rellenado pelotas con vida, cuerpos con peso y cabezas con nuevos y esponjosos cerebros —o eso parece. A eso hay que sumarle la restructuración del control, que ahora se ha simplificado, pero logrando tal equilibrio entre la inmediatez y la intuición que me entran ganas de llorar solo de pensar en qué narices tendrán que hacer el próximo año para superarse. Con todo esto, cada movimiento implica una plétora de procesos maravillosos que podemos sentir. Los jugadores toman decisiones (siempre dentro de los parámetros de la dificultad seleccionada) basadas en el aquí y ahora, se mueven con la cadencia que les proporciona su propio cuerpo y reaccionan con una naturalidad inquietante.

 

El tercer salto es el más alto, pero es uno controlado. Se trata del afianzamiento de la franquicia como la única y más amplia experiencia de baloncesto interactiva. Desde NBA 2KTV a Mi GM, NBA 2K16 hace un repaso de un 99% de la realidad del baloncesto. Hablamos de un título que nos permite jugar libremente, en torneos, con amigos, con desconocidos, en la calle, 1 contra 1, 3 contra 3, crear nuestro propio equipo, montar una liga, nuestra propia franquicia, coleccionar cartas para inventarnos nuestro equipo de ensueño, etc., etc. Hoy puedo decir de verdad que he encontrado mi lugar en NBA 2K, porque a pesar de su agobiante amplitud de miras, está pensado para todos. El fan de la NBA es su jugador ideal, por supuesto, pero todo el resto de curiosos que se acercan para coger el mando y empezar en este mundo pueden encontrar su ritmo fácilmente.

 

Si entrenas duro, trabajas duro y juegas duro, este es el resultado.

 

O quizá no tan fácilmente… La inmensa pega que le encuentro a esta franquicia desde hace varios años es la falta de un tutorial consistente. En ese aspecto es un juego que vive de las rentas y reduce el aprendizaje a cuatro vídeos y varios modos de práctica. Teniendo en cuenta que es un juego en el que las oportunidades de experimentar están muy limitadas, considero que para los próximos años deberían volver a recuperar el estupendo tutorial de NBA 2K13, que repasaba paso a paso todos los movimientos y nos los enseñaba en un tutorial totalmente exhaustivo que nos llevaba de la mano en todo momento.

 

En mi caso tengo la suerte de que la gran paliza de aprendizaje me la llevé el año pasado. Este año ya hay callo, y me permito controlar la partida más o menos. Pero, con todo, me niego a pensar que sea esa la razón por la que este NBA 2K16 haya logrado seducirme. Hay tanto trabajo y está realizado de forma tan coherente que sé que muchos de vosotros os sentiréis de la misma forma. Basta que diga esto para que los más pro del lugar me salten a la yugular dentro de varios meses, alegando que el sistema de cartas es un gran mojón, o algo por el estilo pero lo dudo tanto… Mi parte del trato termina aquí. Ahora os toca a vosotros vivir el sueño.

9.6
/ 10
30 de Septiembre de 2015 a las 16:25 por Diego Emegé
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a NBA 2K16? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
3
Comentarios
Comentar
    • Deberían tomar nota otras compañias, responsables de otros títulos deportivos, de como debe hacerse un juego espectacular y superarse a si mismos año tras año. Tiene sus defectos (muy pocos diría yo), pero es un imprescindible que cualquiera, a poco que le guste el baloncesto, debería probar.
    • Juegazo. Llevo dos noches acostándome a las tantas sin dejar de jugar, tanto a mi carrera como al modo manager, que me tiene enganchadísimo. Eso sí, soy un paquete de escándalo. En defensa me las como todas. A seguir practicando.
    • ¡Se nota muchísimo lo de la práctica! Tengo ganas de explorar más el modo mánager, que con el análisis le di lo justo.
      ¡Gracias por comentar! A seguir disfrutando :D
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
NBA Live 15 NBA Live 15
Llega una nueva entrega de NBA Live a nuestras consolas de nueva generación y Electronic Arts está dispuesto a superar el bache de su...
NBA 2K15 NBA 2K15
La nueva entrega del simulador de baloncesto por excelencia llega cuando el deporte está viviendo su mejor momento en España. NBA 2K1...
NBA Live 14 NBA Live 14
Informate de todas las novedades de NBA Live 14 para ps4, videos, imagenes y mucho mas.
Información
¿Tu nota? 5
7.9
/ 10
Valoración media de usuarios
26 votos

Género: Baloncesto

Saga: NBA

Distribuidor: 2K Sports

Pegi: +12

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de NBA 2K16, Visual Concepts
Juegos de la misma saga
Otros juegos de la saga NBA

NBA Live 15

Lanzamiento: Ya a la venta

PS4 XOne

Comunidad
Participa en el foro de NBA 2K16 y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego
Sigue a Mundogamers en